Ya se siente el Espíritu Navideño en Escuela Rosa Duarte

by | Dec 15, 2017 | Blog | 0 comments

El espíritu navideño hizo presencia en la Escuela Hogar Rosa Duarte. Nos sentimos honrados de haber compartidos con las niñas de este plantel educativo, junto a los empleadores estadounidenses, en una tarde de regocijo, bailes, canciones, animaciones, deporte, y de apoyo social y cultural que nos dejaron con deseos de volver pronto, y de expandir las voces de los que necesitan en aras de alentar a otras instituciones que aporten a la sociedad lo que hemos aprendido de ella.

 

Bienvenida

Nos recibieron con pasión. Rezaron por nosotros y por nuestra llegada. Nos dieron regalos. En pocas palabras: nosotros que íbamos a aliviar asperezas, nos fuimos con una herida curada.

Empleadores Americanos

Le damos las gracias a los empleadores estadounidenses que participaron en esta actividad. Sin duda alguna, sin su presencia, esto no habría ocurrido. Gracias por promover el espíritu de nuestro programa social con su entusiasmo, caritas pintadas, bailes, trenes chuchus que hicieron con nosotros y con las niñas.

 

Sor Nalia

Sí, Sor Nalia, en representación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, no nos habría abierto las puertas, este evento no hubiese pasado. El amor incondicional que percibimos de esta humilde monja hacia sus niñas no tiene descripción. Su pasión se sentía en toda la escuela, y nos llevamos un pedazo de ese amor con nosotros.

Nuestros Estudiantes

Nuestro Programa de Apoyo Social fue concebido bajo la idea de contribuir a la sociedad, especialmente a los más necesitados, un afecto que hemos visto y vivido en los últimos 13 años. Nuestros estudiantes querían compartir esa cordialidad, ese ardor con nosotros y su presencial fue ampliamente bienvenida: pintaron, corrieron, bailaron; les quitaron los zapatos y se los devolvieron a los tres minutos. Pintamos habitaciones y baños y les otorgaron 300 libros didácticos a las niñas de la Escuela Rosa Duarte.

Fue una gran tarde. Fue un gran día. Y, como le dijeron las niñas a los empleadores: “We will never forget you.”

Deja un comentario

Comparte

Comparte este post con tus amigos.

Shares