Universidad No Hace al Estudiante: No dejes materias, ni pares tu carrera

by | Oct 26, 2017 | Blog | 0 comments

 

A nosotros no nos gusta dar sermones; lo contrario, preferimos mostrar fotos de gatitos bailando o de bebés sonriendo, pero hay momentos cuando llega nueva información sobre el retroceso universitario que está disfrazando la educación de hoy en día cuando los estudiantes lo ven muy normal retirar dos o tres materias por semestre -a veces hasta todo el semestre. Es aquí donde queremos hacer una intervención y posponer los memes de los gatitos.

La universidad no hace al estudiante. Seguro que ya has ecuchado esta frase anteriormente. Lo que se implica debajo de esta semántica es que sin importar los obstáculos que una institución educativa tenga, tú eres responsable de tu conocimiento y de adquirir las competencias que tu profesión exige. ¿Cuáles son los factores comúnes que los estudiantes usan para justificar tantos retiros?

  1. “El profesor me cae mal.”
  2.  “Muchos reprueban dicha asignatura.”
  3. “Voy muy cargado.”
  4. “Quiero trabajar y la universidad no me deja.”
  5. “No tengo los materiales para tal asignatura.”

1. “El profesor me cae mal.” Todo lo que escuché fue “bla bla bla bla”. Si eres de los estudiantes que buscan saber cómo es Profesor “X” (no el de los X-Men) en una asignatura, no te estás permitiendo el reto de absorver conocimiento y ser evaluado por el mismo. ¿Acaso no es satisfactorio cuando estudias los materiales que te asigna la maestra y cuando te dan un examen obtienes una calificación justa? Lo es. Cada maestro o maestra es diferente y su metodología también. Elegir un docente que vaya con equilibrio al nivel de procrastinación que tengas es nefasto y mediocre.

2. “Muchos reprueban dicha asignatura.” El que muchos reprueven una asignatura no tiene nada que ver con tu rendimiento. De hecho, debemos de asumir el reto y ver porqué otros no pasan y algunos sí. No es real que el 100% de los que registran una asignatura la reprueban. Esos que sí pasan estarán haciendo algo diferente como ESTUDIAR!

3. “Voy muy cargado.” Registra lo que tu mente y tus recursos puedan cumplir. Si trabajas, no tomes más de 3/4 materias. Si no trabajas, 6/7 está bien. Además, quizás no es muy cargado que estás. Quizás es que careces de un horario de estudio que te ayude valancear el tiempo; quizás no estudies suficiente y creas que con tan sólo leer antes de un examen es lo normal para adquirir lo aprendido. Incorrecto. Para adquirir un conocimiento hay que estudiar todos los días; al menos 10 minútos diarios.

4. “Quiero trabajar y la universidad no me deja.” Decídete: ¿quieres trabajar o quieres estudiar? Contéstate tu misma esta pregunta: ¿qué es más importante: la universidad o el trabajo? La universidad, sin duda alguna, te va a dar más que cualquier trabajo que tengas; a menos que ya estés trabajando en el área de tu carrera. Por ejemplo, si eres cajera en un banco, y estudias Contabilidad, y en el futuro quieres ser una grandiosa Banquera entonces los dos tienen el mismo grado de importancia.

5. “No tengo los materiales para tal asignatura.” Seguro que tienes un celular. Seguro que estás leyendo este artículo desde un móvil, ¿y tienes el valor de decirme que porque no tuviste las herramientas necesarias para entender una asignatura vas a retirarla? El smartphone se usa no sólo para whatsapp, o Dragon Ball Super, o unas novelas nuevas turcas que andan por ahí… también es una poderosa motor de búsqueda que te mantiene a la bamguardia de cualquier carrera, leyendo arículos, blogs, enciclopedias en línea, etc. O también puedes ir a la biblioteca de la universidad y listo.

Quiero que cierres los ojos. (después de terminar de leer, por supuesto) y te imagines en un curso donde hay 35 estudiantes. Cinco de estos siempre están participando, tienen libros y copias de documentos sobre la asignatura, y siempre tienden a tener la respuesta correcta, o incorrecta, sobre lo que se habla; amando más el debate que el mismo conocimiento. Conoces estos estudiantes. Ellos no son genios, ni nacieron con el gen de la sabiduría (eso no existe, en serio). Simplemente estudian y aman lo que hacen.

No retires materias. Ama tus asignaturas… todas. Ve los profesores, tus compañeros, los obstáculos universitarios, y el sistema educativo en general como el engranaje que dará forma a tu profesión en el futuro.

 

Comparte

Comparte este post con tus amigos.